9 de abril de 2015

La línea invisible




Son ya casi seis años de convivencia, de amor, de rutinas, de hijastra, de hijos comunes, de vida común. Durante todo este tiempo he amado como nunca creí que se podía querer, con la incondicionalidad más absoluta, creyendo de lleno en la historia, saltándome los convencionalismos sociales de familias tradicionales, apostando por mi propia historia, por un concepto de familia más amplio. Enamorada del que ahora es mi marido y de su hija empecé sin miedos, con una mirada llena de esperanza, con alegría, con fuerza, creyendo que podría sin duda con lo que sólo serían las dificultades propias de una familia más. Porque eso es lo que somos, una familia más.

Demostrando cada día con respeto, educación y amor mi papel de madrastra creía que me ganaría el respeto y la confianza de la madre de la niña. Sin embargo, las miradas de asco, los insultos, las faltas continuas de respeto, su manera insidiosa de juzgar nuestra vida, de opinar hasta sobre lo que desayunamos, su surrealista percepción de la realidad no ha cambiado. No importa que seamos siempre "perfectos", que nos lo curremos hasta el delirio, que corramos para adaptarnos a los planes que ella impone como madre custodia, que cambiemos nuestros planes familiares, de cumpleaños, de vacaciones, nuestros horarios laborales. Nunca vale nada. Siempre hay un desprecio como respuesta.

Supongo que como parte de mi herencia de educación cristiana que aún pesa, creía que "poniendo la otra mejilla" lo conseguiría. Y lo que he conseguido es aumentar mi frustración, mi eterna pregunta de "pero por qué?", "qué más hace falta?" "cuanto más tengo que demostrar?" Cuanto más perfecta quería ser, más enfadada me sentía al recibir el rechazo, por los miles de whatapps e emails que recibe mi marido por cada mínima cosa, siempre por cuestiones accesorias (porque importante no puede decir nada) para mantener abierto un conflicto artificial. Y crecía con ello mi miedo a lo que diga la madre, a lo que diga la niña, y es como vivir con una bomba debajo de la cama. Porque la gente que quiere molestarte y herirte lo seguirá haciendo, sin más razones que el mero placer de molestar.

Y crucé la línea, una línea invisible que me no me dejaba quedarme con la parte racional, la que dicta mi conciencia de estar haciendo la correcto, que me llevó a vivir con miedo, a vivir sintiéndome juzgada. A repensar cada movimiento para demostrar que no soy mala. Y entonces, me puse mala yo.

Con las hormonas aún alocadas después de dos embarazos muy seguidos y dos lactancias, mi cuerpo y mi mente dijeron basta. Hasta aquí hemos llegado. Se me agarrotó el corazón, y las manos, los brazos, las piernas, el cuello. Llegaron las pesadillas y luego el insomnio. El cansancio crónico. Llegaron los días en lo que no podía abrir las manos al levantarme, que no me podía desvestir ni lavarme el pelo, que no podía poner una zapatilla a mis hijos o abrir una botella de agua, que mis piernas no sostenían el peso enorme de mi cuerpo. Perdí peso, se irritó mi carácter, se nubló mi sonrisa. Desde hace meses peregrino por reumatólogos, traumatólogos, osteópatas, psicólogos, unidades de fibromialgia. Tengo a mi marido, mi familia, mis amigos preocupados y las lágrimas siempre a punto de saltar por cualquier cosa.

Como decía una de las madrastras del blog, al final todo estamos hechos de la misma pasta y si nos pinchan sangramos.

Este blog y mi "salida del armario" en la entrevista publicada por Mujer Hoy han sido un paso adelante, vuestros comentarios y vuestras historias son como una terapia de grupo. Nadie como vosotras puede entender la presión de ser madrastra, de querer ser "perfecta", de tener que aguantar quejas infundadas, del esfuerzo enorme que supone evitar el conflicto.

Con este post no quiero ser derrotista si no animaros a seguir en vuestro papel, con amor, honestidad y respeto, pero sin cruzar la línea invisible. Sin olvidaros de vosotras mismas, sin faltaros al resto, con auto-crítica pero sin dejar que os preocupe que os juzguen desde fuera.

Yo sigo como mami y madrastra, reaprendiendo mi rol, haciendo las mismas cosas, con el mismo amor, pero buscando otra filosofía que no me haga daño. Es fácil cruzar la línea pero no es fácil volver atrás.

Ánimo madrastras! Somos parte del nuevo concepto de familia, aún incomprendidas por muchos, pero más común de lo que parece. No cometáis los mismos errores que yo, no os dejéis a un lado, si vosotras caéis, cae la familia. Hay que saber decir "no" de vez en cuando, aceptar que hay madres que nunca os aceptarán hagáis lo que hagáis, así que actuad en conciencia, no dejéis que vuestro matrimonio sea un trio, no viváis con miedo a amar.

Gracias de nuevo por estar ahí y por compartir.

24 comentarios:

  1. Creo que he pasado por todo esto que cuentas. Tengo también dos hijos con mi marido que es padre no custodio. Ex que aparece en nuestras vidas a diario, mediante whatsapps, llamadas, e-mails, inundándonos de malestar a todos con sus quejas, sus reproches, sus exigencias...
    La relación de pareja está en crisis abierta. Yo, me siento como tú, cansada, agotada, quemada. Me planteo el divorcio no porque no le quiera, si no casi por supervivencia. He pasado épocas de obsesión por esa persona, de sobresaltarme cada vez que suena el sonido del whatsapp del teléfono de mi marido... La relación con el hijo de mi marido ha ido a peor. Empecé muy volcada, pero los reproches, el malestar que supone todo esto, hace que casi que tema los días en los que sé que va a estar. Sé que habrá broncas, reproches, llamadas. Tengo el calendario grabado a fuego en la cabeza. Como si supiera todos los días del mes en los que habrá tormenta.
    Me pasa, creo, lo que a todas. Luchas con todas tus fuerzas por algo y al final quedarte sola en la lucha. Él pasa, no quiere discutir por nada. Sobre si ella es buena o mala madre directamente no se habla. Pero mi relación con el niño sí que es puesta en entredicho constante, e injustamente.
    He aguantado carros y carretas. Me las ha hecho de todos los colores (la ex). He tenido que soportar cosas que no desearía ni a mi peor enemigo.
    Ahora, como decía, me planteo separarme. Me fastidia que esa sea la única solución, pero a veces siento que acabaré enferma, psíquica y físicamente, con todo esto. El modo en el que me afecta NO es normal. No tengo donde acudir, además. En mi familia, entre mis amigas, nadie está en esta situación. No pueden darme consejos porque nunca han vivido una situación parecida.
    Llevo leyéndote mucho tiempo. Eres un ejemplo de cómo intentar hacer bien las cosas. A veces has contado cosas que haces que yo, sinceramente, no he sido capaz. Eres admirable en muchos sentidos. Por eso, me gustaría pedirte que por favor no dejes que esto acabe contigo. Haz lo que tengas que hacer, pero mira por ti, cuídate, tú también eres importante, tus sentimientos también son importantes, y tus hijos también. A veces llega un momento en que hay que ser un poco egoísta y mirar por una misma.
    Nadie tiene derecho a juzgarte sin conocerte. Esto no es un examen, ni unas oposiciones a notarías. Has hecho durante años MUCHO MÁS de lo correcto. No lo olvides.
    Muchas gracias por estar ahí y darnos fuerzas a todas.
    Besos. Esther.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Tengo el calendario grabado a fuego en la cabeza", no sabes cómo te entiendo!!!!!!! Todo lo limita el dichoso calendario!!!! (yo además lo tengo en casa, en la oficina, en el móvil..)

      Y también me sobresalto cuando escucho el whatsapp de mi marido. Él es de los que pasa bastante del móvil y si recibe whatsapps ya sabemos de dónde vienen:( ...Y yo me pongo mala.."qué ha pasado ahora? pregunto siempre" Porque si hay whatsapps hay mal rollo, un cambio de planes (o intento de cambio de planes), una queja, un comentario hiriente..

      Todas, creo, hemos pensado alguna vez en separarnos por "salud mental", pero si quieres a tu marido (y por lo que cuentas creo que sin duda le quieres) no tires la toalla. No rompas tu felicidad y tu familia por una ex frustrada. Aprende a distanciarte de lo que te duele, pide ayuda profesional si es necesario. Viene muy bien, de verdad.

      En tu caso, como el mío, con hijos comunes, siempre tendrás calendarios que colgar en la pared o en el frigo, y más si te separas. Tus hijos siempre tendrán un hermano y la madre de tu hijastro condicionará tu vida siempre aunque te separes porque los niños son hermanos. Separarse no es la solución, a menos, claro está que falte amor o un proyecto de vida común con tu pareja.

      Hoy mismo he leído el post de malasmadres y creo que puede servirte de reflexión Aquí te dejo el link: http://clubdemalasmadres.com/relaciones-de-pareja-lo-que-esta-flojo-que-se-caiga/

      Mucho ánimo y cuenta con esta "terapia de grupo" que es el blog, aquí estamos para echarnos una mano!!!

      Eliminar
  2. Yo también quiero daros las gracias a todas las que escribis. Me siento menos sola.
    Yo nunca he esperado la aprobación de la madre biológica.

    Me importa la aprobación de mis hijastros. Y creo que también me equivoco. Mis hijastros no van a agradecer nada de lo que me esfuerzo o haga por ellos. Tal vez el día que ellos tengan hijos, quizás para entonces lo hagan. Pero mientras me siento fatal. Me siento como Esther, pero cada día lucho por intentar cambiar yo, mi forma de sentir ya que todo mi alrededor no va a cambiar para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todas, por humanas, necesitamos un reconocimiento y creo que todas buscamos o hemos buscado en algún momento la "aprobación" de nuestros hijastros. Al igual que nos pasa con nuestros propios hijos, queremos que nos quieran y nos valoren! Es normal, no? Sobretodo cuando hacemos todo lo posible por su felicidad.

      Pero me temo que como bien dices, hasta que no sean mayores y tengas sus propios hijos (o hijastros) no se darán cuenta totalmente de todo lo que hacemos.

      También es nuestra labor y del padre poner en valor nuestra contribución desinteresada a la familia y hacer ver que lo que hacemos lo hacemos por amor, porque no tenemos ninguna obligación. Pero cómo hacerlo? Como evitar sentirnos frustradas en muchas ocasiones? ufffffff

      Eliminar
    2. Es muy dificil si. Tengo una amiga hija de padres separados y siempre me dice.... cuando sean mayores lo valorarán como hizo ella. Pero mi paciencia está agotada como para eso. A veces pienso que hago bien las cosas porque soy buena persona y no se hacerlo de otra manera.

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Estoy totalmente de acuerdo. Yo tampoco busqué nunca la aprobación de la madre biológica, pero sí la de mi hijastra, a la que no vemos desde hace un año casi, justo cuando su padre pidió la custodia compartida. Yo siempre decía que toda la entrega que le ponía con la niña ( paseos, tardes, meriendas, cenas, piscinas, cuentos, de todo) iría a la basura, pero lo decía con la boca pequeña, esperando que no fuese cierto. Desgraciadamente a la primera de cambio, la niña, por la aprobación de la mamá - que ahora pasa de ella, ahora sí, ahora no, ahora tengo novio, ahora no- vendería su alma al diablo y a nosotros por supuesto. A su hermana, mi hija, tampoco la ve, no hay la menor comunicación. El choque fue tan brutal que pensaba que a mi marido le daba algo. A mi se me parte el corazón cuando mi nena aún pregunta por su hermana. Estamos pendiente de juicio, la madre biológica tiene denuncias interpuestas, pero aún así...Que la madre está muy perjudicada de la cabeza y que odia a mi marido, desde luego, que parece que necesita estar en su vida sólo para descargar su rabia - no vive la vida que le gustaría, alguien tiene que tener la culpa-, y que la niña, que lleva un montón de años chupando veneno, también está tocada está claro. Pero la injusticia de la situación es tan brutal que deja sin aliento. Y que la madre le haya dicho a mi marido directamente que no va a ver a su hija porque ella - la madre- ya le ha aguantado bastante...no porque quiera protegerla de algo, no porque sea mejor para su hija por alguna extraña razón. Sino porque la madre ya le ha aguantado bastante...Lo peor es que prácticamente todos los casos que conozco son similares, y además que hay un prejuicio positivo hacia esas madres que confunden sus objetivos con los de sus hijos, al igual que viven en un lío de roles tremendos. MI hijastra se preocupa de si su madre come bien, de si está enferma...y con nosotros no quería asumir ni la más mínima responsabilidad. En nuestra casa todo eran exigencias, en la de su madre, aunque hiciera las mayores barbaridades - dejarla sola, "aparcarla" con los abuelos hasta el punto que hubo una temporada que vivía allí...y no por necesidad, y no veía a su madre que tenía una agitada vida de soltera...-
      En fin, que parece que si las ex no rehacen su vida y además se les pasa una cuantiosa pensión tienen que intentar machacar a su ex y a su familia.Pero ya digo, no soy optimista. No creo que la hija de mi marido quiera reconocer todo lo que ha hecho mal, el daño que causa de forma tan gratuita. Y lo que decían más arriba es verdad. Siempre estamos a prueba, siempre las madrastras las malas, siempre demostrando y nunca suficiente.

      Eliminar
    4. Madre mía, mi historia es calcada de lo que dices, incluido el "no vas a ver a tus hijas,que ya estoy cansada de aguantarte estupideces". Soy un padre no custodio y en mi caso la madre está obsesionada con estar delgada, así que la mayor (11) también se siente responsable de ella, de si come, de si duerme, de si se marea.Si está enferma igual. Eso sí, en casa que ponga la mesa es condenarla a trabajos forzados, se niega en redondo a todo que tenga que ver son una mínima responsabilidad..Por lo que parece es un patrón que se repite con los hijos de divorciados con el progenitor que conviven, de repente se invierten los papeles y los adultos son ellos, sobre todo si tienen madres adolescentes ( no necesariamente es una cuestión de edad). Mi ex me dejo porque no soportaba la rutina y se merecía algo mejor- muy lícito- pero, lleva así 7 años y cada vez más cabreada porque sigue más o menos igual, así que lo paga con nosotros- eso ya no me parece lícito, claro-. También en nuestro caso la cosa empeoró mucho con la petición de la custodia - las nenas de repente eran como otras personas, todo se lo tomaban a mal, no se comunicaban-.Llegó un punto que no quisieron venir más ni hablar conmigo, aunque no había pasado nada que lo justificase, lo cual fue durísimo. .Ahora las dos están en terapia, y parece que han mejorado algo. Yo ya no me planteo nada, doy gracias por mi nueva familia, por mi mujer que es el amor de mi vida, por todas mis hijas, las mayores y la pequeña que tiene 2 años, y por haber tenido la oportunidad de rehacerme después del destrozo del divorcio. Me da la sensación que a veces las que no lo superan son las ex, y ahí siguen, dale que dale llevándose a sus hijos por delante.













      Eliminar
  3. Hola! Volver a darte animo y decirte que lo primero es tu bienestar tu pareja y tus niños. Osea tu familia. Es importante exigir nuestro lugar y el primero q nos lo debe dar es nuestra pareja. Yo en mi situación de pareja de padre no custodio ; me niego a usar la palabra madrastra, porque tiene a su madre, estoy a punto de convivir y al convivir con el convivir con la niña n días de visitas, y veremos que tal. Aceptó la situación, se q puedo intentarlo pero tengo miedo. Cinco años q conozco a la criatura, nunca tuvo una palabra negativa hacia mi ni un mal gesto, tampoco de la madre, no hacia mi, lo cual agradezco. Acepto a esa niña q pasa días con nosotros, acepto hacer planes de niño, vacaciones con niña, compras de niña y sus temas. Pero mi miedo es perder mi espacio y mi lugar, me niego a no irme sola c el de vacac al menos de vez n cuando, me niego a q todas las conversaciones giren en torno a la niña y me niego a no saber c cierta antelación el calendario que tendrá mi pareja. También tengo un gran cariño hacia la pequeña , claro q si. Me digo la trato como a una sobrina, la hija de una amiga intima, naturalidad. Creo q el miedo es traspasar esa linea q mencionado. Yo no kiero relación con su ex. De la niña no tengo q hablar yo c ella. Hasta ahora no se me ha pedido nada en este aspecto y lo agradezco. Quiero darles su espacio, dejarles sus ratos juntos y desaparecer un rato pq también ese es mi tiempo. Animo a todas. Poco a poco voy construyendo esta historia sin guión pq solo se aprende intentándolo y viendo q sucede, pero esto es así en cualquier relación y no solo en las nuestras que incluyen niños y ex. Se trata de encajar una ficha mas , así me lo repito. De acuerdo en q esto supone superar hasta el propio convencionalismo, yo he llegado a la decisión de q no tengo q contar a todo mi entorno su historia, lo conoce mi familia y amigos cercanos, pero no lo comento en el trabajo por ejemplo, se que es convencionalismo, pero por que tenemos esa necesidad de justificar que somos diferentes?? Nos la imponemos? Me enrrollo. Solo deciros q sigáis adelante luchando por vuestra felicidad, el tiempo lo pone todo en su sitio. Animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónima, la diferencia es que algunas de nosotras tenemos hijos que son hermanos de nuestros hijastros, y para mi, por ejemplo, mi familia somos todos, da igual si son hijos biológicos o no. Mi hijastro no es como mi sobri ni como el hijo de una amiga. Convivo con él, aunque sea parcialmente, y contribuyo a su educación de una manera u otra. No se trata de ser amiga de su ex pero si cuando convivas con tu pareja su ex se queja de algo ya te afectará más, porque será tu casa lo que critica, tus hábitos, tu normas. Ojalá no tengas ninguno de estos problema que muchas compartimos, pero te digo desde ya que cuando convives con un niÑo, le cuidas, le das el beso de buenas ncohes, le recoges de la piscina, le preparas la cena, así semana tras semana ya no será "como el hijo de una amiga", será mucho más. Muchas suerte!!!

      Eliminar
    2. Coincido en que hay un antes y un después a tener hijos en común. Una cosa es que tu pareja tenga un hijo/s, compartir tiempo con ellos cuando están en casa, etc... Y otra tener hijos que son sus hermanos. Entonces ya cambia, nace una familia nueva. Tú quieres educar a tus hijos a tu manera, y quizá ese otro niño tiene otras normas en su casa materna, otras maneras de hacer las cosas, y eso ya es, de por sí, una fuente de problemas. Piensa que para tus hijos será su hermano/a mayor, un ejemplo a seguir, y entonces tú también pasas a participar en su educación, y si hay algo que no te parece bien, pues debes decirlo. También a partir de entonces el calendario familiar implica quebraderos de cabeza. Debes organizar tus veranos en función a las vacaciones de un solo miembro de la familia (tu hijastro), etc... y sobre todo, estar a expensas de lo que decida una persona AJENA a la familia (su madre), con sus cambios de última hora, sus exigencias... Es muy complicado y muy duro.
      Esther.

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo con esta última matización. El tema del calendario, las actividades extraescolares, las salidas de coles y guades, las vacaciones, al final se ve todo afectado por lo que la dedice la madre-custodia de tu hijastr@ y es una auténtica locura.

      Igualmentelas normas de tu casa tiene que ser igual para todos, al igual que los derechos, porque tus hijos necesitan una estabilidad esté su herman@ o no en casa. Y esas normas no siempre son las mismas que es casa de la mamá. Como dice un comentario más abajo eso no debería ser un problema siempre y cuando haya respeto. En mis casa mis normas, en tu casa tus normas. La madre y ex no tiene derecho a interferir en las actividades diarias ni opinar sobre tu formato de vida (a no ser que estemos hablado de cosas muy raras o extemas), pero a veces eso no es así y eso es lo que quema, lo que desgasta. Que siempre te sientes juzgada hagaslo que hagas.

      Eliminar
    4. Es evidente que con hijos propios todo se complica pero si no tienes hijos ... En mi caso sólo aporta mi pareja un niño ... Son problemas ... Yo me considero una familia tb ... Y de una forma u otra te implicas ... Pq es así ... Y lo de los whats, llamaditas ... Ufff es tan verídico ... El problema está en cuando te toca una madre que no ha rehecho su vida ni lo pretende ... De una forma u otra esa persona está ahí ... Con malos propósitos y eso es una fuente de problemas.

      Eliminar
  4. Creo que a todas nos pasan más o menos las mismas cosas, las tenemos de todos los colores. Una de las partes importantes que tenemos que aceptar es que no somos madres de esos niños, tienen a su padre y a su madre, los podemos tratar como sobrinos o como nos dejen pero siempre hay que tener claro que no son nuestros, porque tarde o temprano nos lo echarán en cara, los niños, la ex o el entorno. Hagamos lo que hagamos siempre estamos bajo la lupa, siendo observadas y enjuiciadas por lo que decimos, hacemos o por no decir o hacer, da lo mismo, la cuestión es juzgarnos. Y yo, lo siento mucho pero igual que yo a la ex no le digo como tiene que hacer con sus hijos, no permito que me digan como tengo que hacer en mi casa, con mi marido hablamos las cosas que nos afectan y llegamos a un acuerdo, pero igual que yo acepto que hay cosas que no me gustan, él tiene que aceptar otras, si los niños están conmigo mando yo, nuestras normas y nuestra forma de educar (en consenso), si a la ex no le gusta no es mi problema, porque yo no soy la niñera. Está visto que su forma de hacer las cosas no es la mejor ni se acerca pero yo no me meto. Cuando los niños se van con su madre ahí ya ni pincho ni corto, ya no es mi problema, puede parecer egoísta, lo sé; pero es lo único que me ha salvado de no mandarlos a todos bien lejos, eso y hablar con amigas que pasan por lo mismo. Así que no os olvidéis de que para mantener la salud mental y física hay que mirar por nosotras, nadie lo va a hacer, hagamos lo que hagamos nos van a poner verdes, así que haced lo que queráis, sed felices y poner las cosas en su sitio, el orden lleva a la tranquilidad y no dejéis que os afecte la opinión de las personas que no os importan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      No es para nada egoista tu enfoque. Lo que pasa en casa de la madre, nos guste más o menos, no es asunto nuestro. Pero igual que nosotras respetamos, también se nos debe un respeto a nuestros hábitos y organización famliar.

      Eliminar
    2. Hola de nuevo, como bien dices la palabra clave es: respeto.
      Pero por desgracia todavía hay algunas ex que no han entendido que su ex ha formado otra familia en la que por supuesto los hijos de ambos están incluidos.
      Como dices, cuando está con su madre no es asunto nuestro, pero cuando están con su padre y por lo tanto con nosotras, algunas se creen en el derecho de seguir mandando en nuestras decisiones o hábitos familiares, algunas creen que son las que mandan en nuestra familia y nosotras las meras niñeras, están muy equivocadas, les guste o no es nuestra familia y sus hijos forman parten de ella.

      Eliminar
  5. Hola,
    Espero que te recuperes pronto, te sigo hace poco, cuando buscando un tema de custodia compartida llegué a él de casualidad. He leído muchos post antiguos. Desde luego, es injusto que estés así. Lo bueno es que te has dado cuenta de por qué está así y eso es el principio de la curación.
    Yo no he llegado a tanto, quizá por haber sido primero madre y después madrasta, pero el camino no ha sido ni es fácil.
    Me ha tocado vivir la separación de mi pareja de su ex desde el principio, primero como amiga y luego como pareja, y ha sido durísimo. Al principio intentas ponerte en el pellejo de la ex, como mujer y como madre. Justificas comportamientos inexcusables, pero, pasado año y medio te das cuenta de que no tiene justificación. Hablas con tu pareja, con sus amigos, con su familia, y resulta que su comportamiento tras la separación no dista mucho de su forma de ser. Entonces entiendes lo que tu pareja ha tenido que aguantar y todo lo que va a seguir aguantando, y sus hijos, y tú, y, a veces, de rebote, tus propios hijos.
    Lo que te quiero decir con este rollo es que hay personas que, al margen de la separación, tienen una determinada forma de ser. Este es el caso de la ex de mi pareja. No puedes intentar encontrar explicación lógica a lo que hace, porque no la hay. Hagas lo que hagas está mal, aunque hagas lo que ella ha dicho que hagas. Es incapaz de dar las gracias por nada, se lo merece todo y más. Todo es poco para ella y, además es mala madre. Ya no es solo que no le parezca bien nada de lo que hacemos, es que perjudica a sus hijos a propósito, para hacerle daño a su ex. Mis hijastros vienen con dos pantalones y dos camisetas de manga corta en la mochila para pasar toda la Navidad, vienen con zapatos que les están pequeños y con agujeros, cuando ella se lleva una cuantiosa pensión todos los meses y cuando están con ella van vestidos de marca. Además, lo justifica todo culpabilizando a su ex. Dice que si los niños van así es porque a ella no le llega el dinero para vestirlos, cuando sabemos que es mentira, que tienen ropa de sobra… Se va a la peluquería, a sus clases de inglés, de cena… y no trabaja, claro, y luego no les pone regalos de Reyes a sus hijos, por supuesto también por culpa de su ex. Los niños van llenos de golpes porque ella se sienta en un banco en el parque y se entretiene con el móvil. De la última, uno acabó en urgencias por haberse caído de una barra del parque que estaba a 2 metros. El otro se ha roto dos veces un diente ¡a quién se le ocurre no estar encima de una criatura que aún no tiene 3 años! Sueltos por el parque, como perritos, cruzando la calle, y ella tan fresca en un banco, y las vecinas diciendo ¡pero diles algo, que les va a pillar un coche! Y ella: “es que como no me hacen caso…”
    Y esto solo es una muestra. De esto hay todos los días. Y claro que afecta. A mí se me parte el alma de ver estas situaciones. No puedo entenderlo de ninguna manera y, por suerte, he dejado de intentarlo. No hay lógica en algunos comportamientos y ya está. Asumir esto ha sido básico para mí. Eso y no vivir para ella. Me repito y le repito a mi pareja el mantra de “hagas lo que hagas va a estar mal”, así que a otra cosa, a no pensar en lo que va a hacer o decir. A vivir nuestra vida y hacer lo que creamos que es lo mejor para nuestra familia que somos nosotros dos, sus hijos y los míos. De momento, es lo que nos funciona.
    Siento lo extenso del comentario pero necesito desfogarme de vez de en cuando y esta vez os ha tocado a vosotras.
    Un abrazo muy grande y mis mejores deseos para ti y todas las que estamos en este difícil papel.

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón, hay gente que es así por personalidad y no van a cambiar, porque básicamente no quieren o no les interesa.

    Siempre venden la imagen de pobrecita y aplican el "porque yo lo valgo" que puse en un post hace tiempo: http://demadrastrasyotroscuentos.blogspot.com.es/2012/11/la-madre-coraje-porque-yo-lo-valgo.html

    En nuestro caso la peque viene con lo puesto,no nos da ni una camiseta ni unas bragas ni siquiera cuando vamos de vacaciones, así que además de la pensión le tenemos que comprar ropa de todo tipo y para todas las ocasiones. La mamá sólo compra el uniforme, así que ya ves el plan!

    En eso estoy yo, en darme cuenta que da igual lo que haga o hagamos, ella actúa así porque es así y ni yo ni nadie, salvo ella, misma puede provacar un cambio de actitud. Allá ella y su conciencia.

    Un saludo y desfógate cuando quieras, también es necesario!

    ResponderEliminar
  7. No sabes lo que te entiendo, y a todo eso sumale el estres de querer sacar la carrera con nota, de no poder llegar a todo....Sin ir mas lejos ayer casi dejo a mi pareja xq su ex empezo no solo a insultarle a el si no a mi tambien.
    Pero el hber encontrado esta pagina, me hace sentir bien, saber que no estoy sola, asi que GRACIAS!!! Y siempre que lo necesites, desahogate!!

    ResponderEliminar
  8. Hola chicas, me alegro mucho de que estés mejor, porque de esa forma, nosotras podemos echar afuera todo nuestro veneno.
    En otras ocasiones ya he comentado que soy solo madrastra. Os podéis imaginar lo que fue esto para mi.
    Yo que estaba sola....de repente me veo con pareja, perrito, niña y detrás de la niña, una súper mamá. Al principio fue un horror, y me costó muchas lágrimas y desvelos. He recibido insultos de ella, transmitidos lógicamente por la cría. Mamá menopausica, mamá arrugas, etc, etc. También he temblado y he tenido fobia al oír el sonido del whatsapp de mi marido, también tengo grabado, o como digo yo, casi me lo tatúo, el horario de la cría.
    Pero al final he llegado a una conclusión, no me afecta nada de lo que esa persona diga de mí o critique de si esta bien o mal. Para mí ella no es importante, solo me importa lo que digan mi marido y la cría. Y la cría sueña con estar con nosotros.
    Y no nos tienen que importa porque eso es lo que ellas quieren. Que sus comentarios, sus insultos y sus ordenes, nos afecten. Las gustaría vernos amargadas, saber que discutimos con nuestros maridos por su culpa. Pero no. Yo por lo menos no le voy a dar ese beneficio.
    Que dice............... que diga. Ni caso
    Que manda whatsapp a mi marido.......... que mande. Los leemos, los reelemos o muchas veces los desciframos,porque algunos tienen tela........nos miramos, o nos reímos porque también algunos son cómicos.....Pero no se contesta. Para que, para perder el tiempo? porque si te metes en esa dinámica te puedes tirar horas.
    Y si pasan a nuestro lado, ni mirarlas a la cara. Hay un dicho muy afortunado que dice " no hay mayor desprecio que no hacer aprecio¨.
    Creo que es lo mejor, ( por lo menos es lo que me va bien a mi y a mi marido claro esta) para sobrevivir a esta forma de vida que hemos elegido.
    Porque...............no sería mucho mejor tener buena relación? no se ganaría mas? yo creo que si.
    La culpa de todo esto, siempre lo digo, lo tiene la justicia. Si hubiera custodia compartida otro gallo hubiera cantado. Todo lo que hacen o dicen lo hacen y lo dicen porque la justicia les ha dado la razón. Se creen las diosas del universo.Y no se dan cuenta que están muy pero que muy equivocadas. Ya que también a los tontos (con mucho respeto a los tontos) y a los locos ( también con mucho respeto hacia ellos) se les da la razón..........

    Muchas gracias por volver, pensaba que ya no iba a tener este rincón tan reconfortante.

    Y sobre todo mucho ánimo chicas. No estamos solas

    sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es reconfortante encontrar este espacio. Nosotros también estamos peleando con la custodia, y resignados a que está difícil...es duro ver cómo una madre intenta que su hijo se sienta culpable cuando está con su padre, que sienta que traiciona a su madre si tiene una relación de cariño hacia su padre y su madrastra. Como me dijo una amiga hace tiempo, carne de psicólogo,, en lugar de seres equilibrados. Mucho ánimo a todas!

      Eliminar
    2. El conflicto de lealtades que provocan en los peques es muy doloroso y aún no puedo visualizar el impacto que tendrá en ellos cuando sean adultos, pero supongo que algo de todo ésto quedará :(

      Eliminar
    3. Hola a todas! Acabo de leer tu comentario y me parece muy sabio y muy práctico. Tienes toda la razón y ten por seguro que lo voy a aplicar. En mi caso la "supermamá" lleva 8 años buscando pareja incesantemente y sin éxito, y en mi humilde opinión otro gallo nos hubiera cantado si hubiera rehecho su vida y hubiera tenido hijos con su nueva pareja. Otra madrastra comentaba que hay que asumir que la gente hace daño por el mero hecho de hacer daño, y como dices, Sol, porque la justicia les da la razón...de momento. Quiero ser optimista y pensar que las cosas cambian lentamente, pero cambian. Mucho ánimo a todas, que no somos perfectas, somos humanas y en un papel que es de lo más complicado. Si te vuelcas demasiado con los hijastros es que quieres sustituir a la madre, si no es que te estorban y qu eno los quieres...y siempre bajo sospecha, por un lado o por otro, porque es duro y complicado. Me apunto tu "mantra" y otro de mi cosecha: no soy perfecta y no pasa nada...hago lo que puedo. Muchos besos a todas ( y muchas gracias por tu blog, ánimo!).

      Eliminar
  9. GRACIAS POR VUESTOS COMENTARIOS!!! Y gracias por vuesto apoyo al blog como un lugar de encuentro!

    Es estupendo saber que entre todas estamos construyendo nuestro "rincón reconfortante"!!

    ResponderEliminar
  10. Hola a todas! Soy de argentina y por acá pasa igualque a ustedes... Por segunda vez en mi vida, mi pareja tiene hija (pues llega una edad en la que no hay candidato que no sea padre jaja). En mi primera experiencia tenía muy buena relación con la ex y con la nena ni hablar! Nos adorábamos! Su mamá si me ha agradecido por mi afectó hacia su hija, mi cuidado... Increíble no? Esa relación se término porque mi pareja me fue infiel y para mi no hay retorno de eso... El me demostró que no teníamos que estar juntos... Asique sufri más por perderla a ella que a el... Tuve mi charla de despedida con ella, y con su mamá aparte... Fue muy doloroso para mi soltarla, ya que para mi era mi familia, pero no quise complicar su crecimiento, me hice a un costado y luego rehice mi vida. Aún pienso en ella con muchísimo afectó, se quedó con un pedacito de mi corazón... Los niños de nuestras parejas logran eso, para mi no son como el hijo de una amiga o un sobrino (tengo eso tambien y es completamente distinto)... El vínculo que se puede lograr es hermoso y siempre suma cuando hay amor... Actualmente estoy en pareja y por supuesto también tiene una hija, pero no una ex copada... Como extraño a la anterior! Jaja la verdad me cuesta entenderla, como se niega a entender que su resentimiento hacia el padre daña a su hija... La pone en el medio, esa preciosista de niña no es un trofeo! No se juega con ella, no se la debe hacer elegir entre uno u otro... No se la debe cuestionar si también me ama a mi... Debería estar orgullosa de la capacidad que tiene de adaptarse a los cambios y de su capacidad de amar a la mujer de su papa! Como puede ser que la nena entienda que somos todos familia y su mamá no? Y ella también esta en pareja con un hombre que es padre EH? Ni quiero pensar como maneja el rol de "madrastra"... A veces no me importa lo que diga de mi o que le rompa los huevos a mi pareja ( eso depende la tolerancia que uno tenga dia a día claro), pero si me importa la nena, que cerca bien, amada, y con la libertad de amar a toda su flia por igual... El padre no elejio mas a su madre, no a ella, porque que hacerle pagar a los chicos por las cosas que los grandes no pueden resolver? Me parece tan injusto! Cada vez que mi pareja intento hacer nuevos acuerdos de visitas , ella se negó, se niega a que su hija este más tiempo con su papa, y conmigo, con la familia paterna... Y algún día con su hermano o hermana.... Y ahí es donde empiezo a ponerme como loca... Porque no quiero armar una nueva familia con la estructura que ella imponga... No quiero que los hermanos sufran por su resentimiento.... Asique chicas hoy por hoy, mi desicion de ser madre también depende de ella!!! Como quisiera que tenga unabuena relación con nosotros, que cruzarnos no sea un momento incómodo, al contrario, que sea un momento de charla sobre lo más lindo que nos une, su hija... Me encanto encontrar este espacio... Éxitos a todas... Besos.

    ResponderEliminar